ESPECIAL REIS & CORDEIRO EN EL SEFF

'Arquitectura do Nordeste'. Proyecto de mediometraje

Por António Reis



António Reis, nombre ya ligado al cine desde que firmó los diálogos de la película de Paulo Rocha, Mudar de vida, es uno de los principales impulsores de la idea del Museu da Imagem o do Som. Su proyecto es tal vez el más ambicioso, en todo caso el de mayor preeminencia: una película sobre el Noreste, sobre el cual António Reis, mejor que nadie, expone en una memoria, oportunamente enviada al Instituto Português de Cinema, en qué consiste su proyecto. António Reis esclarece en este texto, que transcribimos a continuación, lo que podrá venir a ser una película que, desde ya, imaginamos que podrá abrir el camino hacia una concepción menos pasiva de un cine que inventaríe la realidad portuguesa.

Primera memoria

- En la fase actual de la Cooperativa, francamente abierta e inquieta, imaginamos que, por muchas razones, habría que dedicar pequeñas palabras y gran atención a los documentales de naturaleza que el título sugiere.

- No son sólo ciertas especies naturales las que se extinguen o son masacradas – y no sólo hay especies naturales…

- Claro que, mientras tanto, «nuestros» etnógrafos no dormirán… pero duermen los miles y miles de fichas y fotografías en los archivos de metal, mientras que las paredes de pizarra caen sin ruido, los tejados de colmo se pudren – y los hombres se van. Pasamos, con la bibliografía especializada y las comunicaciones de Congreso, a un estilo de vida tan erosionado como las tierras. En el año 2000 (dicen), se sabrá cómo los transmontanos… o en el año 3000, etc. Así nos sensibilizan los insectos fosilizados en el ámbar del Báltico.

- ¿Irá más lejos el cine que los ficheros? ¿Será su película otro ámbar?

- El cine circula y tiene implicaciones globales. No inventaría. Los eventuales conocimientos científicos del cineasta son absorbidos por la estética y por la comunicación.

- A propósito de Arquitectura do Nordeste, pensamos en Nanouk y en Tierra sin pan – réplicas imposibles, pero documentos pertinentes y anzuelo en la carne. Incentivo también.

- Hace unos días, por decisión pública, se salvó un árbol quinientista (así lo designó la prensa). Mejor para el árbol, pero… el documental era otro.

- También se realiza una campaña internacional (y nacional) para salvar los pabellones de Baltard, en París. Sin embargo, los pabellones tuvieron menos suerte que nuestro castaño de los descubrimientos. El documental también sería otro.

- Que nuestra arquitectura del Noreste, con una simple columna de pizarra y vigas de castaño, vale más –en función, forma y estructura– que los pabellones positivistas de Baltard, cualquier arquitecto consciente lo puede confirmar. Pero, para salvarla, no ha habido aún una campaña a ninguna escala…

- Nos ahorramos el ridículo de pretender salvar la arquitectura de cualquier lugar y la alfarería de dondequiera que sea.

- Pero el desafío para documentales de contenido bien complejo está lanzado y se debe aceptar o no. Nosotros lo aceptamos, sin pasión regionalista (ni somos del Noreste) o populismos fáciles. Lo que serán esos documentales, nadie lo puede prefigurar. Implicarán una lucha cuerpo a cuerpo con formas ancestrales y modernas, entre lobos y Peugeot 504, entre arados neolíticos y bombonas de gas.

- Metáfora o realidad, la arquitectura del Noreste es nuestra única arquitectura románica laica. Right la elogió por su integración con la naturaleza; Le Corbusier por su funcionalismo. Sin embargo, su estilo no es una simbiosis remota de las corrientes que marcarían nuestro siglo. Es la expresión del hombre gregario contra los elementos y dominando tales elementos; la aplicación de técnicas de concepto antropológico para dominar la naturaleza y transformar la naturaleza; la invención sin fantasía, porque la nieve todo lo cubre y el viento todo lo arranca; una imaginación práctica, porque el heno de los tejados fue segado y la piedra de las paredes dio centeno…

- … ¡expresión del hombre gregario! Tan real y tan cierta, que la hemorragia de la inmigración, la disgregación, suelta las piedras una a una hasta la caída. En cualquier postigo, rodeado de caliza antigua, se reúnen ojos curiosos: pero son de viejos y niños. En general, la piedra del molino, en el centro de la chimenea, sólo tiene cenizas antiguas, sin historias de hombres lobo. La mesa del escaño (arquitectura pura) servía hasta hace no mucho para una cena en común, si en su cama no convalece ningún enfermo.

- Sobre toda esta «temática», que se enreda por la memoria y por el escándalo, nos proponemos rodar una película en 16 mm, en blanco y negro, como conviene a una ácida agua fuerte. António Campos, entonces rodando su película sobre Rio-de-Onor, se comprometió a ser operador. No podríamos tener un mejor colaborador para la realización que tenemos en mente.

Segunda memoria

- Se piensa dar una mayor presencia a la flora del Noreste y a la geografía física (sin folclorismo), valores esenciales para la significación de su arquitectura telúrica y vitales frente a la dilapidación irreversible de la naturaleza.

- Por otro lado, oscilando sus valores plásticos entre Breughel y Rembrandt, el color se volvió imprescindible. Un campo de arçã (rosmarino) y de mayas es la apoteosis del paganismo y requiere color; un lagar de aceite comunitario, con un castaño gigante abrigado en una casa, requiere color; una columna de piedra, de cinco metros, del color de la pizarra, de nuestra infancia, requiere color, etc.

- En la película en cuestión, va también a incorporarse una dimensión vivida por todos nosotros y vivida «in loco» en nuestras estadías en el Noreste: nos referimos a los juegos… a los juegos de los viejos y de los niños, que dialectizan en el puente de la vida. La propia magia, oscura, lúdica, rescaldo, será integrada en este poema anticotidiano y… cotidiano.

- Esta dimensión será retomada y constituirá la poesía esencial de otras realizaciones que, a escala nacional, oportunamente se propondrán a la dirección del C.P.C.

- Conforme se especificó en la memoria inicial, la película no será pragmática: el tema de la arquitectura es una realidad global habitada, expuesta. Pero evidentemente que se articulará y se enunciará su gramática formal, originalísima. Para su expresión, suponemos no estar desprevenidos, ya sea por los estudios que este arte siempre nos mereció, ya sea por un trabajo sistemático hecho con el arquitecto Arnaldo Araújo para la realización de su tesis sobre la arquitectura del Noreste. Esta tesis, «revolucionaria» en la Escola Superior de Belas-Artes do Porto, fue determinante para derribar el academicismo y para atraer a la generación subsiguiente hacia nuevas vías.

- En Trás-os-Montes, hay nueve meses de invierno y tres de infierno, por lo que la realización de esta película debería iniciarse en mayo y junio próximos. Contamos con nuestras tres semanas de vacaciones anuales para la toma de imágenes.

Publicado originalmente en Cinéfilo, nº 27, 6 de abril de 1974.
Traducción del portugués de Miguel Armas.