ESPECIAL REIS & CORDEIRO EN EL SEFF

Entrevista sobre 'Rosa de Areia'

Por Fernando Matos Silva



Margarida Cordeiro: Creo que la película es muy sencilla, que habla a todo el mundo. Claro que si tuviera que ser analizada estructuralmente, cómo está hecha, no es esa secuencia de cuadros de la que usted habla porque cada plano no es un cuadro, siempre hay movimiento, incluso cuando el plano es muy lento, pero siempre dice algo a cualquier persona. Pero si fuéramos al fondo de la película (nosotros que la hicimos y la montamos), siempre se encuentran cosas diferentes; como en cualquier otra, por cierto.

António Reis: En la película hay un sentido del tiempo astronómico y por lo tanto, en este caso, eminentemente cinematográfico, más que de grandes expresiones de tiempos mecánicos. Rosa de Areia es el nombre que encontramos… tuvimos la gran dificultad que tiene un poeta para para encontrar ciertos títulos para sus poemas…

Margarida Cordeiro: Rosa de Areia es como el nombre que se le da a un niño cuando nace. También funciona así.

António Reis: En el caso de Rosa de Areia, no tanto por su dificultad, creo, sino por lo mucho que se emocionaron y por su trauma, casi de belleza y sufrimiento, las personas quieren volver a ver la película.

Margarida Cordeiro: Y tal vez por no poder leerse en una línea única, direccional, de intriga. No es la historia tradicional, a menudo de amor o violencia, que se agota (y no siempre, afortunadamente), sino que se agota a sí misma varias veces. Y como nosotros huimos un poco de eso, las historias están muy fragmentadas, no se agotan tan fácilmente, o eso pensamos nosotros. Y esperamos que las personas sean sensibles y les guste verla o volver a verla. 

Publicado originalmente en Cinemagazine, 17 de octubre de 1989.
Traducción del portugués por Miguel Armas.