ESPECIAL REIS & CORDEIRO EN EL SEFF

Trás-os-Montes

Por Joris Ivens



Trás-os-Montes sigue persiguiéndome. He visto ya dos veces esta película maravillosa en la que los cineastas portugueses António Reis y Margarida Cordeiro cantan a su pueblo.

En una parte de la película, permiten que convivan simultáneamente el pasado y el futuro por medio de una serie de escenas de un sueño inmediato en el bosque, sobre las rocas: leyendas celtas del norte de Portugal.

La dosificación del sonido en la película es de un gran rigor y, a menudo, estos sonidos se implantan en medio del gran silencio de los paisajes, de las rocas, de los árboles, todos ellos relacionados por una fuerza secreta, una poética de valores elementales y sólidos, los de la vida cotidiana de estos campesinos aislados, que viven lejos de la capital, lejos de las leyes del país.

En mi opinión, los autores han conseguido transmitir la sensación del espacio de Trás-os-Montes por medio de las grandes distancias. Pienso en Dovzhenko, gran poeta del cine.

El agudo silbido de un tren, el grito que desgarra ese movimiento romántico del humo al final del filme, es un signo claro, inmediato. El espectador permanece atento ante esta Portugal que despierta, que se está liberando.

A lo largo de toda la película, los cineastas te introducen en la historia y la memoria de su pueblo.

No es una película para descubrir dentro de unos años, como una obra de arte, sino para hacerlo inmediatamente, en la rue de Faubourg du Temple, en el cine Action1.

Publicado originalmente en Libération, el 25, 26 y 27 de marzo de 1978.

Traducido del francés por Francisco Algarín Navarro.