PROGRAMA KEEWATIN DEWDNEY Y RICK HANCOX

Keewatin Dewdney: piezas de engranaje

por Stephen Broomer

Read English version

Entre 1966 y 1971, Keewatin Dewdney realizó seis películas de diferentes temas y formas, centradas en construcciones a partir de la métrica y el flicker, importantes contribuciones a la floreciente escena del cine underground. Su trabajo comenzó en 1966, cuando Dewdney asistió al curso de cine de George Manupelli en la Universidad de Michigan, donde estudiaba matemáticas. Su interés por el cine también incluía su interés por las humanidades, la cibernética, la poesía y el collage. Era uno de los hijos de Selwyn Dewdney, un artista muy influyente, profesor de arte en London, Ontario. Dewdney pasó su adolescencia formándose en el arte y en la escritura creativa. El papel de las matemáticas en su vida, no sólo como campo de estudio, sino como proceso en desarrollo relacionado con otras actividades, como el arte, la literatura o las ciencias naturales fue determinante en su formación como cineasta desde los inicios. En su sentido más amplio, las matemáticas representan el estudio de la cantidad, de la estructura, del espacio y del cambio, es una investigación sobre los modelos y las conjeturas, un terreno que introduce e integra la lógica. Uno encuentra muchos de estas ideas en las películas de Dewdney. De las seis películas que completó, tres están incluidas en el programa de hoy: Maltese Cross Movement, Scissors y Wildwood Flower; las otras tres son Malanga, un retrato del modelo de Warhol Gerard Malanga; Four Girls, una película pintada a mano en color; y Patricia, un retrato de su mujer. Las películas de Dewdney despertaron un considerable interés en la época debido en parte a su relación con dos pilares importantes de la comunidad: por un lado Jonas Mekas y Manupelli. Manupelli no sólo era profesor y mentor de Dewdney, sino también el director del Ann Arbor Film Festival, que era la conexión local de Dewdney con el underground.

The Maltese Cross Movement es una obra en dos partes –es un libro y una película–. El libro es un trabajo enormemente codificado de collages y poesía –o collage-poesía, puesto que los propios poemas están codificados como símbolos, logogramas, jeroglíficos–. En una carta a Clara Meyer, la directora del CFMDC, Dewdney describía la génesis de The Maltese Cross Movement del siguiente modo: «Hace tres años empecé a tomar drogas alucinógenas y en menos de un año me encontraba tan desorientado que se me ocurrió la idea de hacer un libro. The Maltese Cross Movement es el resultado. La película es tan enormemente privada y toma tantos temas de mi vida personal/intelectual (aparecen como «fotos» en el libro) que es casi pública.  Creo en la teoría de las presentaciones visuales breves como base para una nueva dirección para el cine. Lo estamos ya viendo como tendencia en los anuncios de televisión. Estas presentaciones no son tan breves como me habría gustado en The Maltese Cross Movement porque soy bastante perezoso. Hice toda la película (en la sincronizadora) mientras escuchaba el primer álbum de Cream. Todo esto me parece bastante relevante»1. La lúcida modestia de Dewdney no está a la altura de la construcción exigente y diligente de la película –que estuviera hecha en una sincronizadora deja claro su lado métrico, puesto que las imágenes están cuidadosamente medidas y ordenadas de acuerdo con los fotogramas–. La banda sonora de la película está hecha de fragmentos, de voces leyendo poesía, de vocalizaciones prolongadas, y de Gettin’ Hungry de los Beach Boys.

Scissors es una animación en la que se antropoformizan unas tijeras pequeñas y grandes, asumiendo los papeles del niño y del adulto respectivamente, siendo colocadas dentro de un violento ciclo natural: nacimiento, sexo y muerte. La película mezcla el carácter narrativo de un documental sobre la vida salvaje con la perspectiva plana y cómica de las acciones de una película animada. Una vez cortejado y apareado el protagonista, es devorado por una enorme criatura con forma de ciempiés. Wildwood Flower es una película de una construcción igualmente simple, un plano ralentizado de una mujer desnuda subida al galope de un caballo, cabalgando hacia la cámara, encuadrada por la ventana oval de un «camafeo», a lo que se añade una especie de animación muy elaborada con formas de vid alrededor del camafeo, así como el sonido de la familia Carter cantando una pequeña canción.

Uno de los rasgos distintivos de las películas de Dewdney es la discontinuidad entre una película y otra; las películas se encuentran relacionadas, en parte, a través de los temas de la evolución, la predación y la memoria. El vínculo formal más fuerte entre ellas es el mecanismo que funciona como engranaje, un motivo que resuena con las ambiciones estructurales en su trabajo, denotado por su propia descripción de sus películas en tanto que «animación y flicker»2. Las películas de Dewdney, sobre todo The Maltese Cross Movement, utilizan «imágenes trepidantes», estando su constitución marcada por las palabras fragmentadas o truncadas y por las frases3. En The Maltese Cross Movement, el papel de las partes entrelazadas se manifiesta mediante la sugerencia de una secuencia de una serie de imágenes estructuradas y codificadas, con un diagrama igualmente entrelazado en el que vemos la luna y una cruz, que dejan entrever la forma de un obturador girando, el cual sirve a su vez como motivo, a la par que el sonido de unas ruedas giratorias entrelazadas. En Scissors, el dibujo de las tijeras antropomorfizadas, desde las manecillas de la tijera a las cuchillas, están hechos pensando en el sexo y la reproducción. Wildwood Flower toma el simple mecanismo del camafeo, una foto colocada en un grabado, en este caso una foto en movimiento, una grabado que va cambiando debido a la animación.

Dewdney anunció una serie de proyectos que nunca llegaron a distribuirse. Algunos de ellos son I, Robot y Lundun. También hizo una serie de películas buscando su uso pedagógico con sus estudiantes de matemáticas. En una carta a Jim Murphy, director del CFMDC, Dewdney describió el lento proceso de fabricación de sus películas. Sobre Patricia, escribió: los planos estuvieron reposando en un cubo. He estado explicando el por qué de este largo proceso a las personas que me han preguntado por estas películas: este paso del tiempo es esencial para mi idea de filmación: sólo cuando la emulsión ha alcanzado ese suave brillo dorado de las faldas de las colinas francesas de principios de otoño, me atreveré a sacarla del cubo y a pasarla por la sincronizadora y a imprimir la película»4.

Mientras Dewdney se aleja del cine para centrarse en su investigación matemática y en la enseñanza, el trabajo que realizó en los años 60 sigue siendo un tema de fascinación y de admiración para la comunidad underground. Mientras que las películas nos presentan una serie de placeres superficiales –las bandas sonoras fracturadas, los gestos cómicos, la gran calidad fotográfica–, también son trabajos de una profunda complejidad y codificación, de un sentido elusivo difícilmente conquistado.

Noviembre de 2016.

Traducción del ingles de Francisco Algarín Navarro


1 Carta a Clara Meyer, sin fecha, alrededor del otoño de 1968.
2 Encuestra del Canadian Filmmakers Distribution Centre, 1970.
3 Dewdney habla del tipo de trabajo que hace en Wheeler Winston Dixon, The Exploding Eye: Re-Visionary History of the American Experimental Film. Nueva York: Suny Press, 1997. Pág. 49-50.
4 Carta a Jim Murphy, sin fecha, en torno a la primavera de 1972.