www.elumiere.net

ANEXO. LUMIÈRE. 06

Galería de imágenes de L'Abominable

por Miguel Armas

Nicolas Rey: L’Abominable (La Courneuve, Paris) fue creado por una decena de personas viviendo en París que descubrieron la posibilidad de hacer ellos mismos el revelado y el positivado de película super-8 y 16 mm en el Atelier MTK de Grenoble en los años 1994-1995. De la experiencia de Grenoble mantuvimos el funcionamiento «abierto»: no prestar servicios sino transmitir a los nuevos miembros la utilización de las herramientas compartidas entre cineastas. Tuvimos la suerte de encontrar rápidamente un local no muy caro y material, y luego conseguir durar y hacer evolucionar la estructura en base a los encuentros y los cambios radicales que han conocido las técnicas empleadas en la producción de filmes estos últimos años.

 

 

 

 

Empecé haciendo fotos y más tarde películas, cuando descubrí que uno podía revelar por sí mismo, hacer el positivado, todas las etapas que permiten hacer una película de una manera más simple que en la industria, o en todo caso de una forma más directa, incluso si es muy largo y exige muchos esfuerzos… para mí es más directo que pedir un financiamiento, esperar a que alguien te dé el dinero, etc. A la vez está el placer que yo puedo tener en el trabajo con las máquinas, porque vengo de una familia de ingenieros, también hice estudios científicos… siempre desde una posición totalmente crítica, sobre todo hoy en día, indignado por lo que ocurre en el ámbito del cine, por la forma en que el cine digital aplasta completamente la posibilidad de fabricar películas con el soporte histórico del cine. Centenas de proyectores de 35 mm son enviados al contenedor, la industria técnica se encuentra mermada muy rápidamente, no hay ninguna inteligencia que llegue a decir: organicemos al menos algún lugar donde el savoir-faire y las máquinas sean preservadas, hagamos que la posibilidad de trabajar con este soporte perdure, incluso si un 99% de las películas son hechas en digital… todo porque es simplemente otra práctica que implica otras formas de trabajo, es otra plástica, incluso para el espectador en el momento de la proyección. No hay motivos por los cuales lo nuevo deba aplastar completamente lo anterior. Puede añadir una posibilidad, pero no destruir la precedente. Hace quince años no estábamos en esta situación, cuando empezamos L’Abominable, pero es cierto que hoy en día es un poco lo que defendemos, un lugar que sea a la vez una especie de conservatorio de las técnicas y un lugar de creación…

 

 

 

Fragmentos de la entrevista Imaginer un pays, por Miguel Armas y Arnau Vilaró i Moncasí

Fotografías realizadas por Miguel Armas en L’Abominable (La Courneuve, Paris) el 7 de abril de 2012