L'ÂGE D'OR FESTIVAL 2016 (V)

Carta

por Will Hindle





El salvaje 1967. Después de varios años de timidez, con la esperanza de ganarme la vida y de comaprtir un amor verdadero y puro, un amor presente en Pastorale, algo católico, me siento dividio ahora. De un filme llamado 29: Merci, merci, salió el óxido y la frustración. Era una película algo tosca, con varias capas, con bastante odio, y se llevó cuatro premios en el Ann Arbor Tour; luego, firmé por una larga gira nacional de un año. El salvaje 1967.

FFFTCM llegó a mediados de 1967, y fue como un giro de 180 grados. Era una película que apostaba violentamente por la vida… por el ser, por el avance, por el derecho a buscar y a conseguir un trabajo. No parecía que fuera a ser distribuída, pero una reseña de Lenny Lipton ayudó y la compraron. Más de una persona me ha dicho que la ve como una película orgásmica. En su nuevo libro, R. Pike, de Creative Films, dice que es una película sobre «la masturbación masculina». El salvaje 1967.

Chinese Firedrill está filmada en un 90%. En color. Dura unos 30 minutos. Está filmada en una zona de almacenes en el centro de San Francisco. Aparte de algo de material que filmó Baillie a comienzos de los 60, es la primera vez que he permitido que alguien trabajara para mí como cámara… tenía que hacerlo, pues salgo en plano. Tenía que decidir las posiciones, los ángulos, el ritmo de las panorámicas y los límites, etc. Todo lo que diga de William Hunter y de John Schofill se queda corto. Hicieron las cosas con una belleza, una precisión y una sensibilidad y un entusiasmo; ellos mismos dijeron que nunca antes había sentido algo así. Aparece mucha gente en la película (de nuevo, es como una primera vez), pero de forma muy breve, a la manera de recuerdos o visiones. La película se centra en el remolino de la habitación/célula/universo en el que vive un gitano húngaro. Y hay una disyunción. El montaje llevará la película incluso más lejos. El salvaje 1967.

Asociarme con NET/ITV/KQED me está yendo muy bien. Hay gente muy buena ahí, como Allen Willis, Blair Stapp, Seth Hill, Jan Graham. Y tengo mi propio departamento de cine independiente de ITV. Espero que el presupuesto permita que pronto se incorporen otras buenas personas. Han encontrado la forma de traer el Ann Arbor Tour a KQED, en colaboracion con U.C. y S.F. Serán proyecciones estatales. Manupelli está totalmente de acuerdo. Voy a intentar conseguir sacar adelante mis series en color, quizá así pueda avanzar en la organización de una proyección (o de varias) sobre Arte y Cine Experimental. Estaría bien mostrarlas a la vez que el AAFF. Me gustaría enseñar lo que hacen algunos cineastas, escucharles sobre cómo trabajan, o que simplemente estén allí. Hay varios enfoques. Varios resultados. Hay integridad y/o devoción. Y penurias. Recompensas. Con ese dinero se puede conseguir que filmen algunos cineastas neyorquinos, que prueben. Desde luego, los cineastas de San Francisco lo harán, incluyendo a los que aún no son conocidos. Y los distribuidores, quizá los críticos. Un año salvaje.

Carta publicada originalmente en Canyon Cinemanews,
diciembre de 1967/enero de 1968.
Incluida posteriormente en MacDonald, S.
Canyon Cinema. The Life and Times of an Independent Film Distributor.
Berkeley / Los Ángeles: University of California Press, 2008.

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro.