BAFICI 2010 (4):

The All-Around Reduced Personality: Outtakes (Helke Sander, 1977) y Clinch (John Cook, 1978)

por Alfonso Camacho

The All-Around Reduced Personality: Outtakes trata sobre las limitaciones en la realización personal y artística de Edda Chiemnyjewski (interpretada por Helke Sander), madre soltera en el Berlín Occidental de los años 70. Sus desfavorables condiciones laborales como fotógrafa de prensa y la falta de tiempo para el cuidado de su hijo son la consecuencia de un machismo fuertemente ligado a las contrariedades ideológicas de la Alemania Occidental, y que en el film es representado por las trabas institucionales a la realización del proyecto fotográfico del colectivo de mujeres en el que Edda participa. Los impedimentos se deben a que la temática del proyecto, según las instituciones, no es «propia» de la mujer: las fotógrafas intentan deconstruir la concepción del Berlín Occidental como inequívoco espacio de libertad a través de «foto-acciones» que ponen de manifiesto las conexiones y similitudes entre Este y Oeste (en oposición al comúnmente aceptado antagonismo entre ambos territorios), apuntando hacia la enfatización de las soluciones de continuidad, la monumentalidad y el carácter espectacular y artificioso del Muro de Berlín, entendido como lo opuesto a la libertad que pretende defender (sobre este genial retrato del Muro como símbolo de la división de clases de Occidente puede leerse la reciente revisión a cargo de Terri Ginsberg del film de Sander, que es estudiado junto a El color de los olivos [Carolina Rivas, 2006] y a De l’autre côté [Chantal Akerman, 2002). El desorden vital de Edda y los obstáculos sociales que lo generan son traducidos en el montaje de The All-Around… como una confrontación de distintos planos narrativos o de percepción (las escenas de cotidianeidad son ensartadas por la voz over de la narración, los sonidos de emisoras radiales del Este y el Oeste, las citas literarias o los juegos meta-lingüísticos entre los puntos de vista de la cámara fotográfica y la cinematográfica) que además ofrecen al espectador la posibilidad de descifrar por sí mismo el sentido de dicho montaje: como señaló Uta Berg-Ganschow, podemos ver cómo «las rupturas, el distanciamiento irónico y los elementos de alienación, que surgen del continuo nuevo montaje de imagen y sonido, ilustran en un doble sentido para el espectador nuevas visiones de la realidad», opuestas al sentido unitario de la narración clásica y al artificio de la pomposa convención «mujer libre en un mundo libre».

Podríamos hablar de la misma multiplicidad del sentido del relato en Clinch, que en este caso depende de parámetros puramente interpretativos y de puesta en escena. La «deriva» de Hermann Juranek en su dicotómica condición «dentro/fuera» de la sociedad, motivada por la asfixiante omnipresencia de una maquinaria de globalización ideológica que opera sobre cada uno de los espacios sociales retratados en el film (la tiranía en las estructuras laborales, la división de clases en la familia o la hipocresía de las relaciones sociales), es retratada desde la total evitación del tono melodramático, y esto pese a la envergadura emocional de las consecuencias de las «huidas» de Hermann: la pérdida del empleo, los conflictos familiares o su detención policial presentan la misma templanza escénica, rítmica y gestual que otros momentos de banalidad emotiva, lo que se traduce en una ausencia de juicio en el tratamiento de los actos del protagonista. Tras la misma idea camina la parquedad de un relato que, si bien presenta una estructura pretendidamente más clarificada y lineal que la novela que adapta (Das froschfest, del por aquel entonces escritor de moda austriaco Helmut Zenker), impide extraer una intencionalidad moral evidente sobre lo narrado, generando una diversidad de significados posibles: como se ha dicho, ni siquiera el cambio final de Hermann (su casamiento con Vera y el respaldo solidario de sus compañeros de trabajo) se libra de un hermetismo emocional que dificulta que sea percibido claramente como un triunfo. En Clinch parece que la victoria que persigue su protagonista ha dejado de pertenecer a la diégesis y solo puede ser considerada en el terreno de la estética formal, en cuanto que ésta es capaz de generar la emancipación del espectador respecto del sentido único.

Los protagonistas de The All-Around… y Clinch se encuentran desanclados de una sociedad que coarta sus aspiraciones y acalla sus voces, intentando resistir a las imposturas y convenciones con que la férrea estructura capitalista «estrangula» y «reduce la personalidad versátil» de la mujer y el proletariado. De forma similar, tanto Helke Sander —pionera del cine feminista (o del cine «hecho de una forma feminista», como le gusta recalcar) en Alemania— como John Cook —cineasta invisible que solo hasta 1996, cuando el Museo del Cine de Austria presentó su filmografía completa y restaurada, comenzó a ser oído en los circuitos de la cinefilia— acumulan una notable lista de producciones precarias, luchas financieras y proyectos fallidos a sus espaldas, síntomas de su discordancia y reacción respecto a los cánones cinematográficos de su tiempo. En The All-Around… y Clinch se averigua un contacto con la realidad intenso, rabioso, contestón, que reluce tanto en la mencionada autorreferencialidad de sus directores como en la veracidad de sus retratos sociales. La «forma abierta en algún lugar entre ficción y documental —como en The All-Around…— donde personas ficticias entran a formar parte de films documentales» que apuntaba Sander bien podría aplicarse a Clinch, que fue visto como una fidedigna crónica de la sociedad austriaca —y para atestiguarlo, dicen los estudiosos de la obra de Cook, basta con observar el cuidadoso trabajo con el dialecto vienés de sus actores no profesionales—. Hermann desprecia la hipocresía en el trato que recibe de su amigo escritor por la misma razón que Edda vomita tras desvelarse el interés sexual del fotógrafo que apoyaba su proyecto: la virtud de Clinch y The All-Around… no solo reside en su «socialismo formal», sino también en su honesta búsqueda de verdad (y ambos aspectos están íntimamente unidos).