RESISIM (FRAGMENTS) (Haimovic), TREYF (Lebow), LITTLE FLAGS, EVENING'S CIVIL TWILIGHT IN EMPIRES OF TIN (Cohen):

PUNTO DE VISTA 2010 (2)

por Jorge D. González

«Cuando el viento sopla en la tormenta,
vuelvo con fuerzas renovadas»
Resisim (Fragments), Yonatan Haimovic

Amanecer lluvioso cortado por bloques de hormigón. El suelo, espejo horizontal, contenía a duras penas las lágrimas derramadas por la esbelta bóveda celestial; un sentimiento de melancolía y nostalgia se ceñía al rostro: deseo de recordar, paradoja de estar vivo.

La visita a los fantasmas del pasado siempre supone un muro muy grueso que tenemos que derribar. Yonatan Haimovic, director israelí de 33 años, se propuso enfrentarse a la pérdida de sus padres y regresar al edificio donde pasó su infancia. La muerte, primero de su padre y luego de su madre, le separó de aquel lugar. El desarraigo amainó fuertemente en su personalidad, provocando el deseo incontenible de volver. Y finalmente lo hizo: Resisim (Fragments) es su testimonio.

La película aparece de la nada absoluta, el blanco va perdiendo intensidad y la imagen se va desvelando lentamente. El agua de lluvia como reflejo de la pérdida del recuerdo, la imagen filtrada a través de cristales, la luz de la ventana que ilumina el rostro ajado de la anciana; cuadros de la memoria que se llenan paulatinamente de la indolente realidad. Todo el edificio está habitado por personas que viven en el pasado y vuelven a él constantemente para seguir viviendo. La melancólica poeta Rima Levinson, la mujer que baila rapsodias a la luz de la luna, el viejo profesor sentado en su escritorio, son ejemplos de cómo la arquitectura y las personas han ido envejeciendo a la vez, convirtiendo su realidad actual en una suma de objetos del pasado y una sensación profunda de nostalgia.

La banda sonora se desliga en susurros que evocan imágenes vividas. La cámara-director se desliza de una a otra vivienda para transmitirnos sus sensaciones. Las sombras, físicas o evocadas, aparecen invadiendo el color blanco del edificio. Representan el olvido que con el paso del tiempo borrará todas las pequeñas historias. La película también se acaba y sólo nos deja el recuerdo de haberla visto. Melancolía.

Indesinenter (incesante e incansablemente) contra el olvido.
Alusión a
Resisim (Fragments). Edificio antigua Estación de Autobuses (Jorge D. González)

Treyf, de la directora americana Alisa Lebow es una película social que defiende el lesbianismo en el conservadurismo hermético del judaísmo. Para ella es un filme necesario y apoyo sus intenciones. Y hasta ahí.

En la noche, Jem Cohen presentó su análisis crítico de la caída del imperio americano en dos de sus trabajos. El primero es un cortometraje que celebra la victoria sobre la Guerra del Golfo en 1991, Little Flags (2000).

El segundo, Evening’s Civil Twilight in Empires of Tin (2008) es un proyecto de concierto-filme encargado por la Viennale que Cohen ha definido como «una alucinación musical documental». La propuesta se compone de película, concierto en directo y la lectura de textos de Joseph Roth. La caída del Imperio Austrohúngaro, justo antes de la mecanización y robotización de los conflictos bélicos en la Primera Guerra Mundial, se contrapone al Imperio Americano, durante la última etapa de la Administración Bush.

Los tres elementos, música, palabra e imagen, están entrelazados y crean un discurso en el que la que la hipocresía, la vanidad y la banalización son los argumentos prioritarios. Fotogramas de rascacielos humeantes al estilo de los pioneros de la vanguardia fotográfica de Nueva York; la reconstrucción del himno de la marcha Radetzky mezclado con los acordes del National Anthem e interpretado por los músicos Vic Chesnutt, Silver Mt. Zion y Guy Picciotto (Fugazi); los textos sobre la decadencia y añoranza del pasado de Joseph Roth; todo se mezcla en una amalgama de resultados desiguales en el que la música se acaba imponiendo a la imagen. Al final, cuando el día acabó, los pensamientos de Cohem sobre la decadencia imperialista tomaron sentido y una demoledora sentencia quedó retenida en mi memoria: «la gente vivía de recuerdos, y los que ahora viven olvidan rápidamente».