ESPECIAL MARIA KLONARIS & KATERINA THOMADAKI

Cuerpos paralelos

Por Anguéliki Garidis

Maria Klonaris en Unheimlich I : Dialogue secret © Photo : Klonaris/Thomadaki


Lo que aquí sigue no es más que un fragmento del artículo «Corps parallèles», escrito por Anguéliki Garidis. Concretamente, estas líneas hacen alusión al ciclo Unheimlich, y, en particular, a Dialogue secret:

La fuerza de la mujer que se resiste a la presión es famosa en la figura de la «bruja»: hada roja bailando entre las llamas, en Selva, pero también maga quemada al final de Unheimlich I : Dialogue secret, cuando el rostro de Maria, invadido por las llamas, como calcinado, cierra la película.

(...)

La pantalla negra podría incluso evocar «la obra en negro» de los alquimistas; la pantalla blanca, nieve de luz, podría sugerir «la obra en blanco», el baño de la luna de la diosa lunar, Isis, Astarti, Artemisa o Selene. Los colores «alquímicos» atraviesan las películas: rojo monocromo en Soma, dominante de rojo en Artémis et Kyvéli (...). Rojo escarlata y fuego en Selva, negro y blanco mezclados con el dorado y con el plateado en Unheimlich I : Dialogue secret y en Unheimlich II : Astarti.

Círculos, emblemas de eternidad, dibujados en el aire por la cámara, símbolos fugaces, mientras un triángulo en llamas, trinidad en movimiento de la diosa, espada de tres filos de Astarti, signo femenino en llamas u holocausto de la Diferencia, invade la pantalla en Dialogue secret, Astarti y Selva, para proponernos su enigma. Círculos de fuego incluso en elbaile de la sacrificada, dríada de los bosques, en Selva.

Los elementos se transforman sin parar, pasando del fuego al aire –evocado por las alas del Ángel, del águila–, del aire al agua, del agua a la tierra, para volver una y otra vez a recomenzar, descubriendo las diferentes facetas de la diosa multiforme.

Alquimia entonces de las metamorfosis minerales, de los cristales brillantes, de las piedras o de los huesos recubiertos de pintura dorada, cuerpos de oro y plata de la diosa, sol y luna. Fantasía mineral donde las gemas se convierten en el espejo de las estrellas, donde las bolas de cristal, destellantes por la luz, nos transportan a un imaginario sideral.

El movimiento del metrónomo, el batir del corazón, se han silenciado. En un silencio total, Unheimlich I : Dialogue secret y Unheimlich II : Astarti (...) se encuentran en un tiempo inmemorial que intenta hacerse escuchar en la ausencia de todo sonido.

Artículo publicado originalmente en su integridad en
Chich, C.. Klonaris/Thomadaki. Le Cinéma corporal. Chich, C. (Ed.). Paris: L’Harmattan, 2006.

Agradecemos a Katerina Thomadaki y a Anguéliki Garidis el habernos autorizado esta publicación.

Traducción del francés de Francisco Algarín Navarro.