XCÈNTRIC 2019 (29): HE STANDS IN A DESERT COUNTING THE SECONDS OF HIS LIFE, DE JONAS MEKAS (14)

Andrew Noren

Por Jonas Mekas y Pip Chodorov


 


Creo que conocí a Andrew Noren en el momento en el que vino a la Coop, en la época en que necesitábamos a alguien que ayudase a Leslie Trumbull, el responsable. Trabajó durante bastante tiempo en la Film-Makers’ Cooperative, pero no supimos hasta mucho después que hacía películas.

Creo que las pocas imágenes que tengo de él en He Stands in the Desert se rodaron en Búfalo, en la conferencia sobre cine autobiográfico organizada por Gerald O’Grady en 1973. Y le vemos en la fiesta de cumpleaños de Nisi, la hija de Ken Jacobs, en el centro de la ciudad.

Andrew era alguien bastante introvertido... muy silencioso, parco en palabras y muy replegado sobre sí mismo. Pero me encanta su trabajo, Kodak Ghost Poems es una obra maestra, así como las películas que hizo después, que son fantásticas.

Jonas Mekas



Es emblemático que el título Kodak Ghost Poems, la hipnótica película de Noren, haya desaparecido rápidamente. El artista retiró esta película de circulación para llamarla a partir de entonces Huge Pupils, después de haber estado amenazado con requerimientos judiciales por parte de Kodak.

Los que han tenido la oportunidad de ver sus películas cuando aún las mostraba suelen hablar de un extraordinario control de la luz. Pero los años pasan, y los ha escondido al público, así que cada vez es más raro tener la oportunidad de verlas. Nadie sabe si la muerte del artista, en 2015, permitirá tener de nuevo acceso a sus películas.

A veces se ha comparado la obra de Noren con la de Mekas, ya que también puede ser considerada como autobiográfica. Pero mientras que los dos cineastas tratan de la vida cotidiana, el proyecto de Noren no consiste tanto en celebrar a la gente y los acontecimientos, como de revelar un mundo de luz, interior y mágico. Larry Kardish, el programador del MoMA, que se ha encargado de la obra de Noren, publicó un pequeño análisis (Of Light and Texture, MoMA, 1981):

«Reconociendo que el acto de hacer cine es esencialmente un acto de magia (las imágenes nunca se mueven, es el cerebro quien percibe su sucesión de esa manera), Noren lleva la prestidigitación más lejos: confiere a esas imágenes no animadas una profundidad inexplicable a la vez hipnótica y aterradora. El arte de Noren es una brujería en la que la luz disponible –que a veces proviene del sol, a veces de una vela o de una bombilla- es el principio activo. El cineasta se considera como un ladrón de luz y un bandido de las sombras».

Pip Chodorv

Artículo publicado originalmente
en el libreto que acompaña a la edición en DVD de
He Stands in a Desert Counting the Seconds of His Life
editado por Re:voir.

Traducción del francés de Francisco Algarín Navarro.