Bachfilm

Por Henk de By



Créditos:
Cámara: F. Kàlmàn Gàll, Johan van der Keuken, Richard Laurent
Dirección: Henk de By
Asistente: Frieda van Mondfrans
Con: Jean-Marie Straub, Danièle Huillet, Joachim Wolff, Gustav Leonhardt, Christiane Lang, Ugo Piccone, Louis Hochet.


El rodaje de Chronik der Anna Magdalena Bach

Por Henk de By


El año pasado, Jean-Marie Straub y Danièle Huillet consiguieron entrar en el Comité de Jóvenes Cineastas Alemanes y encontrar un productor que financiara su Bachfilm, gracias a una campaña organizada por cineastas y otros críticos. Consiguieron empezar a filmar en la segunda mitad de 1967. Todo se había preparado meticulosamente. Las abundantes localizaciones, en la Alemania del Este y del Oeste, la selección de músicos, los centenares de vestidos auténticos, el equipo técnico.

***

Usted es Joachim Wolf, el productor asociado de este Bachfilm, ¿es así? ¿Cuál es el presupuesto de esta película?

Joachim Wolf: El presupuesto de esta película es de 600,000 marcos.

¿Es mucho para una película alemana?

Joachim Wolf: Es relativamente poco para una película de este tipo, hecha con muy buenos músicos, que normalmente suelen pedir precios muy elevados. Pero desde que conocieron al Sr. Straub, y se comprometieron con él, fue posible producir esta película con esta suma de dinero.

Usted es consciente, según creo, de que haría lo que fuera posible para hacer esta película.

Joachim Wolf: Sí, el Sr. Straub es una de las pocas personas que se toma muy en serio el material de partida. Nunca se sintió tentado por hacer otra cosa, por eso le llevó tanto tiempo acabar la película de esta forma. Es completamente asceta en este sentido; vive una vida simple y… sobrevive.

¿Qué quiere decir con eso? ¿Podría explicarlo?

Joachim Wolf: A lo largo de estos dos años, la película no podía ser producida, se encargó de las traducciones, gastó muchísimo dinero en esta película; no sabe conducir un coche, por ejemplo, no tiene teléfono, ha estado viviendo con su mujer en un apartamento de una sola habitación en Munich durante los últimos 7 años. No hay motivo para preocuparse por él, y creo que el Sr. Straub sería la última persona en la tierra en quejarse en ese sentido.

Vive por la película.

Joachim Wolf: Vive exclusivamente por la película. Podríamos decir que esta película es Straub y Straub es esta película. Y su mujer también. Eso puede servir para su mujer, del mismo modo.

***

El punto de partida para el Bachfilm es el deseo de evitar usar la música como un fondo, sino que, como señala Straub, se trata de mostrarla como material estético. La historia es contada por Anna Magdalena, la segunda esposa de Bach, interpretada por Christiane (Lang) Drewanz, ella misma músico.

Junto a la música y a la crónica de Anna Magdalena, la película también incluye pequeños episodios de la vida de Bach, insertados en pequeños momentos entre las secuencias musicales. El siguiente, es la preparación de un momento importante, el número 106 del guión técnico. La figura central es Gustav Leonhardt, quien interpreta a Bach. Straub no quiere convertirlo en un actor. No quiere de él ningún acento o expresión en el texto. Una vez más, aspira a una autenticidad completa.

***

Jean-Marie Straub: De acuerdo, una vez más. Al principio… eras más libre.

Gustav Leonhardt: Bueno, es complicado…

Jean-Marie Straub: Acción.

Gustav Leonhardt: Se conoce también como «bassus continuus», o, con el final italiano…

Jean-Marie Straub: Tu mano ahí… Definitivamente, tiene que quedarse de ese modo…

Gustav Leonhardt: ¿Cuál?

Jean-Marie Straub: La izquierda.

Gustav Leonhardt: Mi mano izquierda.

Jean-Marie Straub: Y tu mano derecha también.

Gustav Leonhardt: Se conoce también como «bassus continuus», o, con el final italiano, ‘basso continuo’, puesto que se interpreta de forma continua, mientras que las otras voces hacen una pausa aquí y allí. Hoy, de todos modos, esta base es a menudo… Demasiado…

Jean-Marie Straub: «Pausa aquí y allí», podríamos decir que has intentado algo… naturalista… algo… has intentado…

Gustav Leonhardt: No, no he intentado nada.

Jean-Marie Straub: Mi impresión es… Tengo la impresión… de que has querido darnos la impresión… de que haces esto de una forma naturalista.

Gustav Leonhardt: No.

Jean-Marie Straub: Acción.

Gustav Leonhardt: Se conoce también como «bassus continuus», o, con el final italiano, ‘basso continuo’, puesto que se interpreta de forma continua, mientras que las otras voces hacen una pausa aquí y allí. Hoy, de todos modos, esta base es a menudo utilizada para hacer pausas de forma frecuente, especialmente en las obras organizadas astutamente.

Jean-Marie Straub: Esto puede ser casi irónico. Puede convertirse… en una mezcla de… desafío e ironía.

Gustav Leonhardt: Se conoce también como «bassus continuus», o, con el final italiano, ‘basso continuo’, puesto que se interpreta de forma continua, mientras que las otras voces hacen una pausa aquí y allí. Hoy, de todos modos, esta base es a menudo utilizada para hacer pausas de forma frecuente, especialmente en las obras organizadas astutamente.

Jean-Marie Straub: Muy bien. Mantenlo.

***

El equipo de la película es internacional. El técnico de sonido es francés, el encargado de la iluminación y el director de fotografía son italianos. Puesto que todo se filma con sonido directo, y los micrófonos tienen que permanecer invisibles, eso determina desde luego las secuencias, que requieren un gran cuidado. Como han visto en el fragmento previo de la película, los encuadres de la película de Straub son una característica personal del estilo de su cine. Son casi todos estáticos. De forma intencionada, no muestran ninguna curva o tensión. Casi todas las composiciones en esta película, incluso si duran cuatro o siete minutos, han sido filmadas en una sola toma. Lo visual, lo óptico, únicamente sirve para reforzar la realidad de esta película, la música.

***

Jean-Marie Straub: Tu mano izquierda… se va a quedar de este modo. ¿O tienes otra sugerencia? Quiero decir, me parece bien así. Bueno, entonces lo vamos a dejar así. Pero, al comienzo, puedes quedarte así, o quizá intentar algo más…

***

Una conversación entre las tomas con Leonhardt sobre su primer y, probablemente, último papel en el cine.

***

Mi primera pregunta es: ¿cómo usted, un músico con una gran reputación, acaba dentro del negocio del cine de repente?

Gustav Leonhardt: Sí, puedo decir que fue una gran sorpresa para mí, puesto que es un director que no conocía, y que resultó ser Straub, apareció para elegirme como la persona, el mejor músico que sería capaz de interpretar a Bach. Y su decisión se basaba en el hecho de haber asistido a las audiciones que hice hace diez años –había escuchado grabaciones de todos los músicos, no sólo los que tocaban el órgano y el clavicordio, sino aquellos que también lo hacían en conjuntos musicales.

¿Ha trabajado en la selección musical, la responsabilidad musical a la hora de escribir los diálogos?

Gustav Leonhardt: Bueno, todas las piezas han sido seleccionadas por el director, pero la interpretación de ellas estaba en mis manos. Y los músicos, los miembros del conjunto, me interesaban mucho. Y esto está condicionado tanto por las cuestiones históricas como por las razones musicales, se trata del número exacto de músicos que Bach tenía, con lo que para mí esto era también un referente que me permitía escuchar lo que Bach tenía en mente, puesto que le tomaban por loco, y Bach nunca pudo llegar a hacer lo que tenía en mente. El número ideal de músicos que Bach deseaba es conocido también por sus escritos.

Por lo tanto eso se ha respetado cuidadosamente aquí.

Gustav Leonhardt: Sí, eso se ha respetado con una precisión absoluta.

Y sobre su peluca y sus trajes de Bach, ¿es algo incómodo?

Gustav Leonhardt: No, se convirtió en algo completamente natural. Es un poco extraño cuando ves a tus compañeros con esos trajes por primera vez, te ríes con eso, pero la segunda vez que los ves, es normal, y ahora sobre todo, especialmente cuando estás tocando, se ha convertido casi en un elemento que, al fin y al cabo, se ha convertido en algo completamente normal para mí.

¿Y cómo se siente al estar tan envuelto en la vida personal de Bach, y no sólo en su música?

Gustav Leonhardt: Es importante para mí. Aunque nunca tuviera la sensación de estar interpretando a Bach. Lo hago como músico. El elemento de unidad, implica que todo se verá en la película, el ambiente y los viejos instrumentos, los viejos trajes, el texto hablado. Eso tiene que ver precisamente con un elemento de unidad, y también con que todo tenga lugar de forma consecutiva. Sólo hubo un descanso en la sesión de grabación. Era un elemento muy importante para mí, ese sentido de unidad.

***

Jean-Marie Straub: En primer lugar, espero que esa gente que no conoce la música de Bach experimenten una epifanía en ese sentido… Y que eso les embarque por lo tanto en una jornada de mentalidad humana del siglo XVIII. De la primera mitad del siglo XVIII. Y también que descubran al Sr. Leonhardt, puesto que esta película, cada vez más, se está convirtiendo en una película sobre el Sr. Leonhardt. Casi podríamos decir que es un documental sobre el Sr. Leonhardt. Algo que descubrí después es que era importante esto, simplemente porque no quisiera que alguien viera esto como una declaración nacionalista, en cualquier aspecto, puesto que es… Tampoco es antinacionalista, ni nada similar. Pero creo que también es importante el hecho de que la persona, digamos, que encarna a Bach en esta película –puesto que encarna a Bach, después de todo- no es alemana. Porque lo que ha ocurrido en este país, sobre todo entre 1933 y 1945… Estoy contento de haber encontrado a un holandés.

Y la gente… Espero que el público, la gente que esté sentada frente a la pantalla, descubra una materia cinematográfica. Puesto que lo que he intentado definir desde el comienzo, para hablar de algo más específico, la escena que rodamos ayer, la Variación Goldberg número 25, interpretada por el Sr. Leonhardt en el clavicordio, es muy simple, casi un plano en primer plano. Empezamos con sus manos, de forma muy simple, en el teclado, y vamos subiendo, hacemos una panorámica hacia su cara, y las manos se quedan fuera del encuadre, y seguimos filmando su cara… Y lo que llamo materia cinematográfica aquí es lo que tendría que ser descubierto por el espectador. Ves a alguien que está haciendo algo en la parte inferior respecto a la cámara, frente a una pared muy trabajada en la iluminación, puesto que esto es casi como el crepúsculo, casi como la noche, y esta pared es simplemente tan importante como la cara, pero aún así algo importante está sucediendo en su cara, algo que, para mí, sería una materia puramente cinematográfica.

***

Hace diez días, Jean-Marie Straub y Danièle Huillet fueron a Holanda para asistir a un festival de cine en Utrecht, donde el Bachfilm se estrena hoy.

***

Jean-Marie Straub: La primera ciudad en la que viví cuando abandoné Francia en 1958 era Ámsterdam. Fui directamente de París a Ámsterdam. Me quedé dos semanas.

***

Diez años antes, como refugiado de los acontecimientos estúpidos de Argelia, Straub no había hecho todavía una sola película. Sólo tenía un guión acabado, Chronik der Anna Magdalena Bach. Y ahora, este artista militante, está de nuevo visitando Ámsterdam, con la película, el resultado de diez años de pensamiento y de trabajo. Ahora que le conozco un poco mejor, estoy convencido de que él y Danièle Huillet, nunca sintieron dudas en sus corazones, su Chronik der Anna Magdalena Bach se acabaría.


Traducido del inglés por Francisco Algarín Navarro

Henk de By dirigió un documental sobre el rodaje de Chronik der Anna Magdalena Bach para Vara Televisie y fue el encargado de subtitular la película al holandés.