PROGRAMA KEEWATIN DEWDNEY Y RICK HANCOX

Keewatin Dewdney y Rick Hancox: relájate, el vacío no es tan oscuro

por Varios autores


Sesión en 16mm
Viernes, 2 de diciembre, 18h30
Nau Bostik. C/ Ferrán Turné, 11. La Sagrera, Barcelona
Programa realizado por la Asociación Lumière
En colaboración con Birdie Num Num

Entrada con consumición*: 10€
Entrada anticipada con consumición* aquí: 8€
(No es necesario estar registrado en PayPal, pinchar en la opción "Pago con tarjeta")

PROGRAMA

Scissors, Keewatin Dewdney, 1966, 4’, sonido, blanco y negro, 16mm


Esta película animada utiliza técnicas de manipulación de fotogramas individuales para describir el ciclo imaginario de la vida de un par de tijeras, tomando como telón de fondo un entorno vagamente submarino formado por extrañas plantas y criaturas en forma de bola surcando el paisaje. A las tijeras les gusta comer esas bolas, pero en ocasiones se unen y forman un monstruo al que le gusta comer tijeras. Keewatin Dewdney

The Maltese Cross Movement
, Keewatin Dewdney, 1967, 8’, sonido, color, 16mm


La película refleja la convicción de Dewdney de que el proyector, y no la cámara, es el verdadero medio del cineasta. Se muestra que la forma y el contenido de la película derivan directamente de la operación mecánica del proyector –especialmente, el movimiento animado de la cruz de Malta del título, de manera que el disco y la cruz ilustran gráficamente (en un juego de palabras) las partes esenciales del proyector y sus movimientos–. También alude a la dialéctica entre los movimientos continuos y discontinuos del aparato, desde su operación central mecánica a la percepción del espectador de las imágenes… La banda sonora demuestra que lo que escuchamos está también formado por una serie de «subtextos» continuos y discontinuos. La película está organizada alrededor del principio de que la película sólo podrá completarse cuando los sonidos, lo bastante separados y discontinuos se hayan acumulado, para proporcionar a la voz masculina de la banda sonora los sonidos necesarios para repetir el poema de una pequeña: La cruz gira al ponerse el sol / La luna regresa al alba / Si mueres esta noche / Mañana ya te habrás ido. William Wees, «The Apparatus and the Avant-Garde”, Cinema Canada.  

Wildwood Flower
, Keewatin Dewdney, 1971, 4’, sonido, color, 16mm


Mientras la familia Carter canta «Wildwood Flower», se va creando un marco bordado alrededor de la imagen de una mujer desnuda que va cabalgando lentamente hacia la cámara, produciendo el efecto de un camafeo en movimiento. Keewatin Dewdney

Home for Christmas
, Rick Hancox, 1978, 50’, sonido, color, 16mm


Aquí tenemos la quintaesencia de los «documentales personales» de Hancox, una película en la que se ponen en cuestión tanto el papel de la producción como de la filmación de documentales tradicionales y autobiográficos. Utilizando su cámara para registrar un viaje en tren hacia el este, para pasar las Navidades con su familia, Hancox… utiliza su familiaridad con este rito anual como si fuera un guión… Aunque vemos el viaje a través del punto de vista de los ojos de Hancox, su intención es que el material, en su forma original, quede transformado por la cámara, por el montaje, y finalmente por el público, de manera que ese aspecto personal de la película pueda volverse universal. Michael Wade, Ontario Film Studies, Cinema Parallel.

Es la honestidad de la representación lo que resulta asombroso, porque en realidad de la imagen idílica que muchos cineastas presentan de sí mismos, Hancox se muestra (y se ve) a sí mismo sin ningún tipo de maquillaje cinematográfico… utilizando un sonido wyld sync (reminiscente de una película anterior) y de la luz natural disponible. Richard Stanford

Home for Christmas es una exploración única del mito canadiense –el invierno, los trenes, la bebida, la familia y la soledad. Penetrando en la esencia de lo mítico, Hancox combina la home movie con la épica tecnológica, buscando atisbar una profunda arqueología profunda sobre la calidez de la vida en el norte, en el sentido en que hablaba de ello Pierre Perrault; si tienes frío en este país, es porque eres un turista. Michael Dorland

La película discutida más acaloradamente de todas las películas personales que se mostraron en el Gierson Seminar. Ontario Film Association Newsletter

Waterworx (A Clear Day and No Memories)
, Rick Hancox, 1982, 5’, sonido, color, 16mm


Las plantas acuíferas en las zonas costeras de Toronto son el origen de una imagen eidética de la primera infancia. Siempre fueron un enigma para mí, y tras regresar años después para rodar esta película, seguía sin estar convencido de que fueran simplemente una planta de filtrado. Su arquitectura funcionaba de manera significativa como una metáfora temporal. Busqué el poema irónico e igualmente enigmático de Wallace Stevens, «A Clear Day and No Memories» para abordar este fenómeno, apareciendo como una interrupción gráfica del mismo modo que el montaje supone una pausa –es decir, trabajar con el atractivo de la naturaleza de la imagen y, al mismo tiempo, forzar el distanciamiento temporal–. Puesto que el aire supuestamente limpio es el protagonista del poema de Stevens, la nitidez de la imagen domina la película. La estructura refuerza los procesos de la memoria, y después, cuando se repite la primera mitad de la película (cuando se rememora), el texto de Stevens, generado por ordenador, corre por la pantalla en un estilo contradictorio respecto al estado de ánimo de la imagen y del sonido, que ahora han quedado relegados al fondo. Richard Hancox

Lo que me parece más impresionante en Waterworx es la capacidad de Hancox para fundir el poema de Stevens y sus propias imágenes y sonidos, no sólo sin tergiversar el poema, sino ofreciendo una lectura consistente de él. Las vistas nítidas y solitarias de la película (sin acciones, sin personas) reflejan las del poema, estando ambos habitados por la presencia de la mente poética en su proceso de formación y de experiencia. Scott MacDonald, Afterimage, marzo de 1986

Landfall
, Rick Hancox, 1983, 11’, sonido, color, 16mm


Landfall
se filmó cerca de Prince Edward Island, cerca de la casa familiar en Northumberland Strait. El material original, filmado en 1974, era una especie de la cámara «baile» interactivo con el lugar. La poesía se vuelve muy importante cuando el material se superpuso posteriormente en esa única imagen especular, ayudando al espectador a escapar del atractivo pero limitado mundo de la identificación. Hancox utilizó «I Thought There Were Limits», del poeta de Quebec D. G. Jones para animar al espectador a rechazar los principios newtonianos de espacio y tiempo, y para conceptualizar el juego que establece la película entre ausencia, deseo y presencia. Finalmente, la limitación del texto como significante hablado se expone mediante técnicas visuales dinámicas que recuerdan a la poesía concreta. Richard Hancox

Mientras la cámara se balacea y oscila frente a una ensenada en el océano, en Prince Edward Island, la interjección de los fotogramas congelados revela la sombra de Hancox sosteniendo su Bolex por encima de su cabeza… Las palabras, que aparecen ahora como texto impreso sobre la pantalla, tampoco parecen conocer el sentido de la gravedad… El «Sentido», en la exploración poética de Hancox, se convierte en el sinsentido. Sólo podemos conocer mediante la repetición, en un destello enigmático, la presencia de lo inconsciente a través de la ausencia. Dot Tuer, Vanguard

Lo tipográfico y lo gráfico se convierten en consideraciones importantes, por no mencionar el tiempo y el método empleado para conseguir que las palabras aparezcan y desaparezcan. Se puede comprar con el momento en el que se escucha el poema en la banda de sonido. Landfall ofrece una excelente lectura del poema, que a su vez está muy bien integrado en las imágenes. William Wees, Words and Moving Images

Beach Events
, Rick Hancox, 1984, 8’, sonido, color, 16mm



Esta película completa una trilogía de películas sobre el paisaje y de películas poéticas, que incluye Waterworx (1982) y Landfall (1983), y se filmó cerca de la casa de la familia en Northumberland Strait, en Prince Edward Island. Escribiendo el texto para Beach Events, quería desafiar el tiempo presente dominante en el cine imitando los «acontecimientos» primarios de la poesía, haciendo una referencia superficial a la acción presente en la pantalla y alejándome gradualmente de la sincronía respecto al referente. Esta práctica, junto con la lectura de una especie de monólogo interior subconsciente (también basado en los acontecimientos cinematográficos, pero sólo en los pasados y en los futuros), ayuda al espectador a trascender el espectáculo del presente, así como a ser consciente de un universo temporalmente más amplio. La película plantea una dialéctica entre la naturaleza interna y externa, sobre la presencia temporal y la ausencia, sobre lo consciente y lo subconsciente. Rick Hancox

Esta es una película en la que todas las partes funcionan como un todo para crear una forma cine-poética, en la que cada elemento queda subsumido en una unidad orgánica mayor… Rick Hancox ha logrado realizar una unidad como ésta en Beach Events. Scott MacDonald, Afterimage, marzo de 1986

LEER EL ESPECIAL RICK HANCOX